Posteado por: inespiral | diciembre 2, 2007

FÚTBOL EN LOS MUSEOS

FÚTBOL EN LOS MUSEOS

75 años del Real Zaragoza: Fotógrafos, victorias y fetiches




 OPINIÓN
 Este mes una exposición del Real Zaragoza en el palacio de Sástago y una reflexión artística sobre este deporte en el cuarto espacio quiere inducirnos a los reticentes al siiiii, siiii, ¡lo es!
La incursión de la antropología cultural en el pensamiento posmoderno también anula la distancia entre cultura de elite y cultura de masas y otorga un espacio privilegiado al fútbol. Además, está la crisis dialéctica entre el objeto y su representación….buf, ojeo un libro, “Los años Magníficos, 1932-2007.Aniversario del Real Zaragoza, S.A.D.” En él hay una aproximación histórico-periodístico-artística-nostálgica al futbol. Después pienso futbol-cultura, futbol-cultura, futbol-cult…. No me cuadra, ¿El futbol es cultura? ¿Qué es cultura? ¿Utilizar pala de pescado para el salmón es cultura? Entonces también lo puede ser tirarse eructos en la mesa. Como tatuarse un símbolo tribal en el hombro es cultura y también es cultura ir en moto, leer a Vazquez Montalban, escuchar “Maradona no es una persona cualquiera…” de Andrés Calamaro ¿cómo no va a ser cultura el futbol? Es cultura la película Evasión o Victoria. Masturbarse en la ducha, dormir o salir por la noche es cultura. Matar a una mujer en una novela, escuchar los Rolling Stones o hacer escalada los fines de semana es cultura, es cultura de empresa decir a todo que si…¿por qué no va a ser cultura el fútbol? ¡Todo es cultura! Hay que ser flexibles, estiro las piernas.  
Para terminar de convencerme de que el fútbol es cultura y poder escribir esta crónica para la sección de cultura, acudo a la exposición con mi hermano pequeño, a quien le gusta la cultura del ligoteo con webcam y la cultura del fútbol. A través de sus ojos el gol de Nayim será más sugestivo y sentiré ganas de tener una misíón….¿deconstruir la bota de futbol?

CRÓNICA 

75 AÑOS DE REAL ZARAGOZA

 La exposición se abre con una gran pantalla y un griterío. Faltan 48 segundos para que termine la final de la Recopa.El camps del Princes está abarrotado, el balón en el centro del campo. El tiempo avanza a pasos de gigante, Nayim coge impulso, coge fuerza. Nayim dispara, el balón surca el cielo, la Virgencica del Pilar pega un soplido, el balón traza media parábola perfecta, el portero del Arsenal roza su derrota, ¡¡¡¡¡el balón entra!!!!! El estadio se levanta enfervorizado..ueeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!!! Nayim cae de rodillas, el corazón ¿Cómo..?¡¡¡¡¡¡gol, goool, goooooooooooooool!!!!!!!! Es un momento histórico. ¿Recuerdas aquel 1994? ¡¡¡¡Si, si, siiiii!!!! (y si no, te lo imaginas) Saliste a la calle a bañarte en la plaza España, ¡¡tocar el claxon!!, ¡¡beber cerveza!!, ¡¡agitar tu bandera!! Ay, que tiempos. 

Tras el subidón de adrenalina inicial recorremos la exposición con una sonrisilla. Hemos atravesado por una poesía de Rosendo Tello “Esa boca que clama, que grita y que convoca, a partir de porterías, a golpe de balones” Saltamos con demasiada contundencia sobre una proyección de balones en el suelo, los balones se detienen. ¿ya lo has roto? ¿dónde está el sensor de este bicho? Continuamos por el pasillo donde hay carteles de Jorge Gay, de  Pepe Cerda, de Jose Luis Cano…que conmemoran los 75 años del Real. Después hay un collage de Isabel Biscarri, la artista gráfica. Llegamos a una cortina de niebla, “Ven, cierra los ojos, vieja a la plataforma de las estrellas, entra en la sala de campeones”. Allí hay balones de balompié, allí hay copas del rey, allí las cartillas de los jugadores que se humedecen por la niebla. Hay una pantalla. En ella una voz entusiasta cuenta las victorias del equipo municipal con cierto amor cabalístico por los números “40 años después vuelven a ganar…es como si quisieran cerrar un ciclo de…”  

Salimos y nos dirigimos a otra sala con álbumes de fotos y vinilos, y con caricaturas de Victor Fernández, Zapater, Diego Milito…de Miguel Iranzo Y otras muchas de Nilo, Granean, Postigo o A. Gamón. La siguiente sala muestra una breve historia de los avispas y tomates, de su fusión, de los Alifantes, de los millonarios y su subida en 1951 a primera división, del goleador Murillo, de Avelino Chaves y de los premagníficos. La Petra, Saturnino, Juan Señor y Violeta…, los Magníficos y el equipo de la escuela de Ayas, los Zaraguayos y  los años 80…Comprobamos que la última sala esta llena. Doy saltitos. Hay padres con sus hijos y madres con sus hijos, matrimonios mayores, parejas de amigos, un niño perdido y un chico con muletas…¿pero qué es? ¿qué es? Es un documental sobre los inicios del Real Zaragoza en el campo de Torrero. En 1957 construyeron la Romareda, los jugadores y la afición ya no cabían cerca del cementerio. 

Salimos y nos dirigimos hacia las escaleras. De camino las botas de fútbol.¡Que vitrina, mira los tacos de madera, los tacos de hierro, los tacos de plástico…! He aquí la evolución del calzado y del terreno del campo. (¡¡La ansiada deconstrucción!!). Una cámara de seguridad nos vigila. La pusieron cuando un chaval quiso llevarse unas botas a casa. Miro a mi hermano “mejor nos abstenemos”La colección de camisetas firmadas y balones de fútbol están a la vuelta de la esquina. Al pie de la escalera puedes hacerte una foto con la foto de los jugadores, photoshop permitirá que te imagines que estuviste con ellos.

Ya en el piso de arriba la luz entra por el tejado del patio. En los pasillos hay una serie de fotografías de jugadores del Real Zaragoza de todos los tiempos. Aficionados, fotógrafos profesionales, familiares registraron a los grandes del estadio…Intentamos hacer fotos de las fotos por nuestra cuenta, sale el flash, refleja en el cristal. Esto, ¿está prohibido? Venga, que no te vean, venga, tuércete, así un poco más en diagonal… A diferencia de las fotos de abajo estas fotos están organizadas por autores y eso se nota.  


 

Fotógrafos

Calvo Pedros retrató personalidades como Arrua con pintas de beattle, o Snaider con la recopa.  Jose Andonio Melendo y Carlos Arcos a hinchas, árbitros, niños….Miguel plasmó el sentimiento entre clásico y elegante de la Petra y Waldo al lado del obispo, ofreciéndole- con corbata-la copa de 1966 a la Pilarica. Luis Correas se especializó en remates, en encuentros, Javier Belver en futbolistas que posan para reporteros y en un momento de conciliación o despiste miran a los ojos de su cámara. Patadas, golpes, faltas…son el objeto de Julio Foster, Chus Marchador, Juan Gonzalez Misis o Antonio Monge. Las fotos de Angel de Castro son hiperrealistas y las de Tony Walden rescatan los momentos de ocio, Javier Cebollada recoge la violencia y los antidisturbios en penalti y expulsión. A Jaime Galindo gustan las Victorias colectivas y Guillermo Mestre, Maria Torres o Arancha Navarro aislan e individualizan a sus futbolistas. Carlos Moncín convoca a los niños de la Cantera, a los Infanticos… 

  La última sala es para la afición. Allí hay recortes de prensa, del As, del Equipo, del HD… allí libros de cromos y un video de  peñas y ligallos en éxtasis. Por lo menos 30.000 personas han pasado hasta la fecha por aquí. Algunos se sientan en las columnas y comen patatas fritas, otros recuerdan aquellos tiempos en los que la camiseta del gimnástico, amarilla y negra, pasó a ser la oficial. Y otros sueñan con llegar a convertirse en dioses del balón.  

El AVISPERO…

Bajamos a la planta calle, reprimimos nuestros impulsos de echarnos a la mochila unas botas y de fingir un gol y una falta sobre el césped artificial. Acudimos al cuarto espacio, la zona puramente artística del homenaje. Mayte, una azafata de la exposición, me comenta que por allí pasa menos gente “muchos en Zaragoza todavía creen el cuarto espacio es un bar, además, a los futboleros no les va tanto esto” 

Lo que más ha triunfado en el público general ha sido la baraja de naipes, realizada por cuatro jóvenes artistas. La baraja está a la venta, han comprado muchos. También a los niños les hace gracia el cómic de Bernal. Este cómic ha sido galardonado en el festival de cómic en Barcelona. Suena una composición de violín mientras lo leo. Es la historia de un zaragozista, que ya siendo espermatozoide locutó su carrera por las trompas de Falopio e identificó su masculina fecundación como gol. El crío nació destinado a ser ligallo, en los berreos de la cuna y los granos de la adolescencia. A sus padres los trae de calle, a su novia la lleva a cenar al campo y a sus hijos no les perdona que se hagan merengues. Cuando muere la Virgen acude a recibirle. Él le pide ver la sala de correos, “¿La sala de trofeos?” ¡Si! “¡¡Cada vez que el Real zaragoza ganaba cantábamos ¡Esta copica pa la pilarica!!!” 

Allí hay también un fotomontaje de Pilar Irala y Gonzalo Armago que han realizado con figuritas de futbolín. El amor, dulce y cotidiano, se cuela por las persianas del salón, aloja café sobre las sábanas y tratados de derecho por la mesa.  

Pilar Irala y Gonzalo Armago

Y unas fotografías Alfonso Reyes de su obra “El fútbol en el mundo” La luz cenital de África que cae sobre la estepa y un jugador de espaldas con camiseta de Zidane cuida a un rebaño. El balón bajo el pie sobre la arena, la carrera colectiva, la multitud expectante.. El fútbol es aquí coraje y dignidad. 

Alfonso Reyes

Oscar Sanmartín utiliza  chinchetas gigantes de avispas grabadas sobre un mapa del casco manchado con la tiza de la Romareda. Y Ana Lobez juega con los colores avispas para crear una viñeta ingenua.

 

Ana Lobez.

Un video emana imágenes realizadas por Raúl Clemente. Y Alejandro Cortés fusiona platino con píxel en una composición de victoria hortera. Aranzazu Peyrotau y Antonio Sediles desconciertan con la foto cruda y bifaz de un hincha maquillado. Me han dicho que dentro de poco saldrá un libro con relatos de fútbol: Félix Romeo, Martínez Pison, Antón Castro, Daniel Gascón, Javier Tomeo… colaboran en él. 

Fin OPINIÓN

La fiebre de los aniversarios moviliza sin duda a alta y baja cultura. A la salida del avispero hay tres tarros de cristal con mecheros, con cartas, con lápices y con banderines. Podrían ser productos en venta. Miro a mi hermano. A él le a gustado más la otra exposición. A mi no. A mi me gusta esta, el Avispero ¿Será porque detesto el fútbol? Cuando regreso a casa me siento a escribir. Esta noche…el barrio de la Romareda podría estar intransitable, los coches colapsarán la calle y la afición se desfogará del estrés de la semana gritando hijoputa al arbitro. Tal vez ganen, tal vez pierdan. Sea como sea ganarán millones de euros. Perdonad, mis dudas regresan. Es muy tarde, cenaré, me ducharé, me iré a dormir. Mañana podría escribir o dibujar mi sueño y si lo hiciese medio bien el producto resultante podría ser cultura. ¿pero mi sueño en si, sería cultura? El fútbol, ¿Por qué no se conforma con ser deporte? ¿Por qué quiere invadir el bunker cultural de los diarios? Me parece injusto, es una cuestión de porcentajes más oportunista que ortodoxa. ¿El fútbol, en si, es cultura por el hecho de movilizar millones y a millones? ¿O lo que, si acaso, es cultura, es su percepción, representación, lo que invoca y convoca? 

  

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: