Posteado por: inespiral | agosto 10, 2009

La esperanza hondureña

Colonias de edificios cuelgan de las verdes colinas de la ciudad de Tegucigalpa. Un circo de nubes esponjosas se apiña en el cielo. Cientos de autos avanzan en una y otra dirección muy lentamente. Los comercios despachan alimentos, agua y ropa ofertada. La gente camina, espera el autobús. A mes y medio del golpe militar en la capital de Honduras todo parece tranquilo, pero las paredes hablan. “Fuera gusanos golpistas”, “abajo el régimen UNP”, “Corte suprema de Justicia golpista”, “Pueblo preparado para la lucha revolucionaria”, “Si buscan a un ladrón en el Congreso hay un montón”, “Ferrari golpista”, “Vuelve Mel (Zelaya)” dicen sus pintadas. Están hechas con “spray”, a falta de letra impresa y del favor de los medios de comunicación nacionales existen en las paredes. No ha habido día, además, desde el golpe de estado, que no haya salido una manifestación a favor del regreso de Zelaya y de la cuarta hurna.
Metros por encima del concreto, la imagen es otra. En grandes y bruñidos carteles comerciales aparece anunciado: “Roberto Micheleti, Presidente Constitucional, el pueblo te apoya y agradece por defender la constitución y democracia” o “Gracias ala CorteSuprema, al presidente y  a las Fuerzas Armadas por defender la democracia yla Constitución”  Es evidente que este bando cuenta con los recursos para financiar una imagen de orden y paz. La empresa privada, fuerzas armadas, las iglesias evangélicas, muchos funcionarios, ONG´s y clase media, así como la jerarquía católica están con Micheletti y parecen confiar en el que las reticencias diplomáticas de Estados Unidos y Europa se calmarán.

Mientrasla OEAyla ONUdenuncian el cerco mediático establecido en el país por parte de las grandes, el Padre Darwin, brazo derecho del cardenal Oscar Andrés, declara a una periodista de radioglobo, una de las pocas radios críticas con el golpe de estado: “Mientras aquí ha habido cinco muertos, en China mataron a 600 personas y no protestan tanto, ellos se lo buscaron, vuelvan a trabajar…todo esto es por un país mejor y por la paz, en Honduras el pueblo se ha acostumbrado a que se lo den todo en la boca”

La indignación prende. ¿Es esta la doctrina social dela Iglesia? “Dios los está mirando”-dicen los locutores- Cinco son los muertos oficiales, cinco los muertos del Frente que han sido atribuidos a delincuencia organizada, muchos son los desaparecidos, aunque, como señala Jorge Alberto Amaya, doctor en Ciencias políticas y sociología dela UniversidadAutónomade Honduras y dela Pedagógica, “todavía no sé sabe cuantos ni si están en algunos están escondidos o en la clandestinidad”

La empresa privada por su parte defiende sus derechos tradicionales en el país. Los sectores más lucrativos, el hidroeléctrico, el petrolero, el sanitario, el minero…están en manos de una oligarquía, las políticas socializantes de Zelaya estaban minando sus intereses.

La EmpresaNacionalde Energía Eléctrica, en manos del palestino Chukri Krafi, facturó en los últimos cinco años 800 millones de dólares a costa de los pequeños usuarios que pagaban facturas de mil lempiras mensuales (en Honduras el salario mínimo era de poco más de dos mil lempiras y la partida presupuestaria anual para gastos gubernamentales de dos mil millones de dólares). Zelaya negoció con Taiwán la construcción de otras dos centrales hidroeléctricas, en  Santa Barbara y en Olancho, que vendrían a sumarse a la de Francisco Morazán.

El petróleo se encontraba a 90 lempiras el galón, el Estado lo adquiría de Shell, Texaco y Esso, beneficiando a los grandes petroleros árabes, aunque perjudicando a los usuarios. Zelaya entró en el ALBA y negoció con Petrocaribe, consiguiendo rebajarlos a 55 lempiras. Esta medida, que tanto favoreció al sector de los transportes, tampoco gustó a la oligarquía, que comenzó a vincularlo en el imaginario colectivo con Hugo Chávez.

En las últimas décadas Larache ha gozado de contratos monopólicos con el estado para abastecer de medicinas a los hospitales públicos. Sus ganancias subían a millones de dólares anuales, pero  muchos de los centros sanitarios sufrían desabastecimiento de medicinas y el precio de los retrovirales, por ejemplo, era desorbitante.  A menudo eran los pacientes los que tenían que proveer de los materiales para las operaciones. Algunas de las iniciativas de Zelaya en el congreso eran abrir el mercado farmacológico así como integrar prácticas de la medicina tradicional indígena y afrodescendiente (garífunas) en la medicina ortodoxa.

La oligarquía controla también los principales medios de comunicación.La Tribuna, el Heraldo y…pertenecen por ejemplo, al monstruo de las finanzas, Ferrari. Tan solo algunos periódicos, como El Tiempo de San Pedro Sula, la revista El Libertador, las televisoras de Canal 36, Mundo TV o Globovisión recogen las propuestas populares. “En otras- dice el poeta Fabricio Estrada- mientras se suceden manifestaciones en las calles pasan telenovelas, realitys, caricaturas…”

Pero aunque no se refleje en los medios, las protestas siguen, e Internet, aunque también con censuras y visiones parciales, ha jugado un papel importantísimo en la difusión de los acontecimientos. “el hondureño ha sido tomado por pacífico, ahuevado, gringero, proyanki…pero no es así, muerta la injusticia, se acaba la necesidad”, señala Samuel Trigueros, artista plástico y poeta, miembro del grupo de artistas en resistencia.

Y es que, desde la incursión dela UnitedFruitCompany en la región, Honduras ha sido baluarte de la derecha norteamericana en la región. El golpe de estado de Guatemala contra Arbentz de 1944 salió de sus bases, así como la invasión de Bahía de Cochinos en 1962 y las operaciones dela ContraNicaragüensey salvadoreña en los ochenta, que siguieron la línea dura del Comandante de Las Fuerzas Armadas Gustavo Álvarez Martínez.

Aunque en los años ochenta hubo unos cuantos guerrilleros en Atlántica, Colon, Olancho, la mayoría se fragmentaron y la represión política y cultural fue más profunda y fina que en otros países de Latinoamérica. Los residuos de la izquierda no hicieron una posición fuerte y el trabajo dela CIApuso una losa sobre las aspiraciones sociales hondureñas.

Zelaya realizó algunas acciones antiimperialistas que no gustaron a las fuerzas armadas ni a los norteamericanos. Señaló que iba cerrar la base militar de Palmerota y convertirlo en aeropuerto civil, tardó dos semanas en recibir al embajador estadounidense Hugo Llorens mientras se solucionaba la crisis de Evo Morales con miembros dela DEAy se negó a recibir a Hillary Clinton en ….

La represión del gobierno de facto de hoy bebe de ayer, personajes como Billy Joya, que en fue organizador del escuadrón 3-16, encargado de 150 desapariciones en los ochenta, fundador de las fuerzas especiales de policía, es hoy asesor en seguridad del estado de Micheletti.

Como si de una deuda pendiente con los hermanos centroamericanos se tratase el Frente de Resistencia Nacional siente que vive un momento histórico que no puede dejar pasar por alto. “Lo que los militares midieron mal fue la protesta popular, este golpe ha consolidado a la izquierda, y el pueblo ya lleva cuarenta días en las calles”, señala Fabricio Estrada. Frente al miedo y el desinterés de un grueso de las clases medias, muchos grupos se han unido.

Sindicatos obreros, movimiento campesino, feminista, asociaciones lésbicas y transgénero,  asociaciones de afrodescendientes, intelectuales y artistas y maestros se dirigen este fin de semana hacia la capital desde distintas regiones del país.

“Mel nos abrió los ojos, subió el salario mínimo a 5.700 lempiras y además, a los taxistas, nos pagaba 8.000 lempiras anuales para repuestos- señala Robert Izaguirre, taxista del sindicato de taxis. Aunque el alcalde de Tegucigalpa nos ha ofrecido ir a las manifestaciones blancas, a favor de Micheletti, y hay gente que lo hace por 300 lempira,  como los trabajadores de la maquila –señala Jorge, apuntando a la que se encuentra a su espalda, un gran edificio de arquitectura carcelaria-  nosotros estamos resistiendo y seguiremos resistiendo”

La educación pública era gratuita hasta noveno grado, el bachiller y la secundaria ya requerían cuotas. El 85 por ciento de los 3 millones de jóvenes (de una población total de 7 millones) no asistían a la escuela. Las opciones para esa juventud son la economia irregular, el trabajo precario o la migración.

Para muchos este es un momento que decide el futuro, no solo de Honduras, sino de las próximas décadas de América Latina. El peligro de una guerra civil está en ciernes, aunque son varios los que apuestan por una vía pacífica, y disputarse en las urnas de noviembre y en las de 2013, los puestos de gobierno.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: