Posteado por: inespiral | mayo 18, 2010

Sin noticias de Diego

Le llamaban el Jefe Diego. Soberbio, ambicioso, voraz, sarcástico, poderoso, polémico, este ex candidato presidencial por el Partido de Acción Nacional (PAN), fue diputado y senador cuando, como abogado particular, litigó casos multimillonarios que arruinaron al erario público en beneficio de empresas particulares, ordenó reformas agrarias que incumplieron los acuerdos de San Andrés (1996), votó por quemar los boletas que probaban el fraude de 1988, participó en los llamados video escándalos, una trama de corrupción en los noventa que implicó a elites empresariales mexicanas y, algo que suscitó particular controversia: asumió la defensa legal del cártel de Juárez, encabezado por Armando Carrillo Fuentes, a raíz de un fraude en Instituto Mexicano del Seguro Social….

Desde que en 2006, se enemistó con el grupo de poder de Felipe Calderón, presidente actual de México, Diego Fernández de Cevallos no participaba formalmente en la política, sin embargo era referencia inevitable de su quehacer: dos directivos de las principales órganos de justicia e investigación en el país ocupan tales cargos gracias a la influencia de Diego: El Procurador General de la República, Arturo Chávez Chávez y el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, que había sido su colega en un despacho de abogados que crearon ambos.

La desaparición de Cevallos ocurrió la noche del viernes 14 de mayo en su villa feudal del Estado de Querétaro, precisamente la víspera de la visita de Estado del presidente mexicano a España y a los Estados Unidos. En los puntos de la Agenda de esta visita estaba exponer al capital español las virtudes de invertir en México, mostrando que el clima de inseguridad difundido en los medios “es falso” y tratar el tema de la cooperación en la lucha contra el narcotráfico (Iniciativa Mérida) y la migración ilegal.

Siendo el Jefe Diego un personaje de Estado fuera del Estado, cuya desaparición ponía en jaque a la nación, las visitas del gobierno a Madrid y Washington estuvieron a punto de cancelarse, pero finalmente se llevaron a cabo. En ellas, Felipe Calderón hizo referencia a su “amigo Diego”, obviando los episodios que los enemistaron, y señaló que esperaba encontrarlo pronto.

Al contrario que otros magnates, el Jefe Diego no acostumbraba a llevar guardaespaldas, pero si un arma de calibre grueso que sabía manejar. No le sirvió de mucho, porque el operativo de su desaparición fue “un éxito”. Hasta la fecha, no hay rastro de su paradero más allá de una fotografía enviada a la familia por los “misteriosos desaparecedores”, que ha sido sometida a minucioso peritaje.

Hecho ya recurrente en el país, el propio gobierno ordenó apagón informativo en torno a su caso “para no poner en riesgo su vida.”


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: