Posteado por: inespiral | noviembre 19, 2011

Cómic medioambiental latinoamericano: los inicios…

La tradición de cómic gráfico en Latinoamérica se remonta a finales del S.XIX y principios del S.XX. Países como Chile o México conocerán por estos años viñetas como la postrevolucionaria Don Catarino o la publicación chilena para niños El Péneca o Corre-Vuela, sin embargo es en Argentina donde el Noveno Arte despuntó en 1912 con la publicación bonaerense Viruta y Chicharron o con Caras y Caretas (1913). Allí las tiradas secuenciales están plenamente consolidadas en las revistas de actualidad de los años 20, años en los que comienza a exportarse un cómic propio, siempre en tensión con las influencias recibidas de Estados Unidos.

Algunos clásicos argentinos

Aunque habrá que esperar a los años 60 para que el medio ambiente y la sostenibilidad comiencen a filtrarse en el pensamiento crítico del Cono Sur, ya en los años 30 surgieron personajes en el cómic bonaerense como el Indio Patoruzu, último de la tribu tehuelche, llegado de la Patagonia a la ciudad y que hoy podría encarnar sin duda un ideal de decrecimiento rural: esa otra patria argentina, de frontera, autóctona y a la sombra.

Poco después fue la inocente Mafalda quien, en la pluma de Joaquín Salvador Lavado “Quino”, vino a cuestionar el mundo de los adultos, el progreso y el quehacer político desde una perspectiva ecologista. Mafalda amanecía mañanas de año nuevo deseando el fin de la era nuclear, y cruzaba la calle aterrada por la congestión urbana, al tiempo que se preguntaba “qué será de la luna” con tanta especulación urbanística o lloraba la falta de equilibrio con el Planeta. Su legado alcanzó una enorme fama allende del territorio nacional.

Distopías medioambientales

Con las historietas de ciencia ficción que se desplegaban en los años 60- como El Eternauta del guionista Héctor Germán Oesterheld- también llegaron distopías, catástrofes naturales, superhéroes y relatos metafóricos de instintos brutales. El universo simbólico de autores como de Alejandro Jodorovsky impregnó la viñeta y en los años 80, retomando un legado de ecología radical underground, el ciberpunk llegó para quedarse.

Abordaba este movimiento los problemas medio ambientales desde una óptica neomalthusiana y con pasiones encontradas por la tecnificación, la deshumanización, el desarraigo de la identidad y la violencia. Clásicos como Blade Runner, Neuromante o Brazil se hicieron eco en el continente en todos los formatos. Novelas como La Primera Calle de la Soledad (1993) del mexicano Gerardo Horacio Porcayo; Santa Clara Poltergeist (1991) del brasileño Fausto Fawcet o Ygdrasil (2005) del chileno Jorge Baradit se apropiaron de la cibernética anglosajona para hacer apología del hackerismo de barriadas tercermundistas.

Su manifestación en el mundo del cómic no tardó en llegar y hoy renace brillante. En Chile, después de un boom en los 90, el cómic distópico goza de buena salud con tiradas exitosas como Informe Tunguska, relato que, inspirado en la mística del manuscrito perdido y la reseña apócrifa, nos habla de un territorio dañado y vetado por el silencio de las autoridades.

El boom actual de la novela gráfica chilena y sus tintes medio ambientales

Informe Tuguska fue presentado por su guionista, Alexis Figueroa y por su ilustrador, Claudio Romo, en el del festival chileno “Viñetas del fin del mundo”, organizado en 2009 por el Centro Cultural de España y Ergocomics , donde también se presentaron otras otros cómics con contenido medio ambiental como “¡Ay Tierra!”, compilado medio ambientalista y social del caricaturista Hernan Vidal.

Estos cómics no son casos aislados. En palabras de Carlos Reyes, editor y coordinador del festival Viñetas, la escena gráfica chilena está “más viva que nunca” gracias a la proliferación de eventos y tiendas especializadas, a la creación de un “Museo de la historieta” y a la constante publicación de obras de “innegable calidad” que interesan a la prensa local y a las editoriales, independientes y no.

“En este contexto- señala – la conciencia medio ambiental empieza a surgir lentamente, al igual que temas como la discriminación o el tema indígena”. Y muestra de ello son también “Las playas de otro mundo” (2009) del guionista Cristian Barros y el dibujante Demetrio Babul, o las publicaciones de la editorial Amanuta, donde encontramos colecciones como “Abre los Ojos” y “Pueblos Originarios” con publicaciones de alto contenido medio ambiental como “Verdes Raíces”, un cómic que recorre la variada biodiversidad chilena.

En la misma editorial se encuentran algunas referidas a catástrofes naturales, como “Vivir un terremoto” que, según Olivier Balez, coautor junto con su mujer Isidora Meier y el guionista Carlos Reyes, “se acerca a un público adolescente y más a través de 8 relatos sobre lo que pasó” y ofrece una visión experta sobre cómo enfrentar catástrofes socio-naturales.

Con ánimo divulgativo, Amanuta ha publicado también historias tradicionales como el Popol Vuh, La música de las Montañas o Elal y los Animales.
El cómic como vía de concienciación

En este ánimo pedagógico, de diez años a esta parte encontramos también que el cómic latinoamericano ha sido fomentada por fundaciones, escuelas, organizaciones y universidades pues se presenta como un poderoso vehículo para la concientización social y medio ambiental.

Con este ánimo, el Fondo de Innovación Tecnológica de la Región del Bio Bio, (Chile), lanzó en 2010 el proyecto “Revista Espíritu Verde, educando a través de los cómics”, ganando la 8va Convocatoria de Innova Bío Bío. Gracias al premio, la revista comenzó a publicarse en la Universidad Católica de la Santísima Concepción el pasado mes de junio.

También Amnistía Internacional México, en colaboración con el Centro de Derechos Indígenas A.C. de Chiapas y con el Centro de Derechos Humanos Agustín Pro Juárez, lanzó una tirada cómica este año para difundir la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas ya que “ los propios pueblos indígenas tienen poca accesibilidad a un documento que es de ellos”

En su artículo 15, la Declaración de la ONU hace especial incidencia en el derecho a la tierra, el territorio y los recursos naturales y así se refleja en la publicación. “Solo a partir de que lo conozcan, lo utilicen y lo difundan- indica Hernández Mares, que participó en su diseño- podrán hacer valer sus derechos”.

La recepción del documento ha sido, según sus promotores, “magnífica”: hoy ya se ha traducido al mixe y está a punto de traducirse a otras tres lenguas indígenas. Todo esto ya los zapatistas anticiparon en sus libros de texto y numerosas viñetas, como las de…., que dieron la vuelta al mundo.

La sátira política mexicana y publicaciones digitales

Aunque los concursos y los talleres de iniciación a la lectura y al ecologismo a través del cómic, también proliferan en escuelas, nunca es suficiente. En realidad, es más lo que se deshace que lo que se hace. Con un sentido crítico, el ilustrador Patricio Ortíz González no se cansa de señalarlo en sus tiradas de la revista semanal mexicana El Chamuco, una publicación coordinada por él mismo junto con los caricaturistas Rafael Barajas Durán, alias “El Fisgón” y por José Hernández.

El Chamuco, además de verse en papel, es accesible a través de la red, formato desde el que se enarbola el cómic, la ecología y la defensa del patrimonio natural y que cada vez se expande más en todo el continente con portales como La Momia Roja (Chile), Aljazar (Bolivia), Porliniers y Kiorskeman (Argentina) o Ares (Cuba). Son estos portales recomendaciones de David Brieva, para quien la fuerza del cómic está precisamente en su debilidad comercial. “Debido a ello- señala- en él hay mucha más libertad creativa que en otra áreas” “Además- apostilla- es muy fácil y económico, tanto de hacer como de consumir”

 

 

Más información en la Revista Es Posible: http://www.revistaesposible.org/

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: